Así no

Las dos de la tarde de un domingo es una hora para estar de aperitivo con la familia o con los amigos. De estar en casa preparando la paella o un asado. De terminar de desconectar de la semana. Jugar un domingo a las dos de la tarde se me hace raro.

Buen ambiente antes del partido, último de la primera fase. Llegamos puntuales a la cita y con ganas de lugar después de dos semanas de parón. El rival se antojaba difícil. Sanse Scrum llegaba al partido invicto en la primera fase. Era un día para hacer las cosas bien, para no permitirnos fallos, para demostrar nuestro juego, para merecernos ganar. Y no lo hicimos. En cuanto sonó el pitido inicial se empezó a ver que no estábamos en el partido. Fallos en la transmisión del balón, lentos en los ruck, faltos de ideas. Solo en el juego estático, las meles y las touch, parecíamos tenerlo algo más claro. Los 10 primeros minutos fueron una sucesión de meles en las que demostramos nuestra superioridad. Aun así no llegamos a inquietar al rival, que nos encerró en 22 y no cesó en su ataque hasta conseguir el ensayo tras la expulsión de nuestro zaguero.

Intentamos reaccionar sin éxito. Mal en los placajes, faltos de ideas, reprochándonos los unos a los otros los fallos. Intentando la jugada individual en vez de buscar el juego colectivo, dejando al portador del balón sin apoyos. Llegando tarde a los ruck y defendiendo en fuera de juego. Sanse poco a poco se fue despertando y alejándose en el marcador. Con 19-0 termino la primera mitad.

 

En la segunda mitad más de lo mismo, mal juego nuestro. Sanse esperando y buscando sus oportunidades para ampliar el marcador. Solo un par de arranques de orgullo consiguieron no dejar en blanco nuestro casillero. Ensayos laterales de ‘Killer’ que hicieron difícil la transformación y es que ni siquiera con el pie estuvimos acertados. El 43-10 final refleja claramente que no jugamos bien.

 

Último partido del año, un encuentro raro, del que no sacamos buenas conclusiones y más bien muchas dudas. Uno de esos días en los todo lo que tiene que funcionar no funciona y si algo puede salir mal lo hace. Un partido para aprender todo lo que no tenemos que hacer.

Jugaron de inicio Iker, Manu y Marco en la primera linea; Pablo ‘Koala’ y Rafa segundas; Ramón, Alex y Aaron terceras; medios David y Mateo Podesta; Sergio ‘Killer’ y Jacobo centros; alas y zaguero Mateo Marin, Justo y Antequera. En la banda Liroz, Victor, Pablo Larru y McNally que jugaron en la segunda mitad.

Gracias a Quique por venir desde Tres Cantos sin tener claro si podría jugar, a Rowland y Pablo Abarca (Sub 16) por acercarse a vernos y ayudar al equipo. Gracias a todos jugadores, madres,padres, entrenadores, staff…

Esto no se acaba. En enero volveremos con los mismos retos, los mismos objetivos y la misma ilusión. Que paséis unas felices fiestas.

Sangre y Cielo. Aupa San Isiiii!!!

Miguel Angel Plaza, delegado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Academia (Tritones), Noticias generales | Etiquetas: , , , , | Dejar un comentario

En una playa lejana.

El mediodía quedaba lejos y el sol ya había empezado su trayectoria descendente cuando la bruma empezó a levantar. Sólo un poco. Lo justo para dejar entrever unas oscuras siluetas. El repiqueteo del metal y el crujir del cuero permitían saber que se trataba de un grupo de guerreros. Avanzaban en formación, era tierra hostil. Confiados. Al fin y al cabo, conocían el oficio. Cierto que las mesnadas se habían visto, a última hora, reducidas, y los efectivos eran algo justos; pero se contaba con la aportación de los dos MIguelones. 2.0 había viajado desde Ciudad Real, y Miguelón a secas, en quien pudo más el corazón que la cabeza, ignoró el parte médico y su cuello afectado y allí estaba, listo para la contienda. De modo que, a fin de cuentas, quienes avanzaban por aquella playa de Madrid habían agrupado una formación conjuntada y parecían rememorar las huestes de Ricardo, el del Corazón de León, en su aventura cruzada en las costas de Palestina, allá en la playa de Arsuf, tras tomar San Juan de Acre.

Y de pronto, inesperado, el ataque. Las hordas de los Osos, como hiciera Saladino desde la arboleda, irrumpieron de la nada. La pelea era inevitable y la reacción fue inmediata y eficaz: arriba los escudos, un cuadro de combate bien armado y un maul incontestable que, el primero de muchos, los osos derrumbaron. Golpe de castigo que Sorin situó a cinco metros. Maul sobre la touche, limpiamente ganada, tornillo, salida y ensayo de Encabo. Era el minuto 3. La primera refriega se había resuelto bien. Una rápida galopada del rival por los flancos, tras beneficiarse de un avant, igualó el partido. 5-5, pero en breve San Isidro volvió a llevar la pelea a campo contrario. Los atacantes no respetaban las reglas del combate y persistían en hundir los mauls y las melés, algo que hubo que corregir. En cualquier caso la contienda se dirimía sobre su línea de cinco y en el minuto 12, Ricardo culebreó entre los contrarios a la salida de un maul y marcó un ensayo transformado por Sorin. 12 a 5. El combate proseguía y rara es la batalla sin bajas. Vasco fue una de ellas: esguince de tobillo.

Poco después, Sorin rompió la defensa y entró en la línea de marca, pero el árbitro pitó amontonamiento. La decisión, sin embargo, sólo supuso una breve prórroga, porque una melé a cinco era casi un regalo para Sanisi, que ganó limpiamente, se abrió el balón y Sorin se desquitó marcando con claridad. 17-5. Más aún, en el minuto 29 volvió a marcar y transformó. 24-5. El comandante de los arqueros a caballo no pensaba hacer concesiones. Las formaciones de combate, en defensa y ataque, funcionaban bien. Las melés las dominaba el Sanisi con claridad y las alturas estaban bien dominadas por Isma. No se podían esperar grandes daños por ese lado, y sí más de una buena posesión. Así, se podían abrir balones de calidad, de modo que tanto delantera como defensa entraban en juego y ya habían conseguido marcar.

Y sin embargo, sin embargo,… las tropas no combatían del todo bien. Llevados por el júbilo del combate, los delanteros jugaban a gran velocidad, con apoyos hasta más allá del punto en el cual la táctica aconseja parar, templar, agrupar y rehacer la formación. Esa norma se ignoró y a veces dejó a nuestros atacantes aislados. A ello y a veces a causa de ello se sumaban recurrentes golpes de castigo en contra en los rucks y, más veces de las necesarias, balones adelantados en los rápidos contraataques. Demasiados regalos.

Y los errores se pagan. En el m. 34, defendiendo en nuestra 22, una larga patada defensiva no encontró la touche y su ala se topó con un balón llovido del cielo que le permitió ensayar con comodidad. A la transformación siguió en el minuto 39, una vez más, un golpe de castigo, allá por nuestra línea de diez, donde el ataque se empieza a convertir en defensa. Su acertado pateador dio a los osos tres puntos extras, con un disparo largo. Sus arqueros estaban en forma y los rivales veían premiado su juego. Un juego no muy imaginativo, cierto, con mucho saque a la mano como única alternativa, pero competente.

El caso es que, al hacer un alto en la refriega, el resultado era de 24-15. Los cruzados de Sanisi aún dominaban el terreno, pero no habían resuelto la batalla.

En la reanudación, reajustadas las líneas del San Isidro con los escasos efectivos de la reserva, las tropas arlequinadas volvieron a poner distancia. Aviso de Miguelón 2.0 desde su puesto de centro de lo que estaba dispuesto a hacer: en el minuto 48, la otra columna de caballería pesada, Encabo, empezó a abrir brechas en la defensa contraria y 2.0 definió con un ensayo transformado por el inmisericorde arco de Sorin. 31-15.

Los nuestros se veían dueños del terreno. Demasiado pronto. Por cansancio o exceso de confianza, la defensa se relajó y en el minuto 53, el ala izquierdo de los Osos se escapó y marcó, dejando una transformación fácil, que no fallaron: 31-22. Con el dominio por nuestra parte de las fases de conquista y del juego de delantera, no parecía un resultado demasiado inquietante, pero a esas alturas ya sabíamos que la frivolidad en el manejo de algunas situaciones nos iba a costar más de un disgusto. Y así sucedió, en un escenario peor de lo previsto. El afán defensivo se impuso al sentido común y primero Richie y luego Profe defendieron sendos golpes de castigo en terreno prohibido, muy cerca del saque. Dos tarjetas amarillas que forzaron un reajuste de fuerzas, con Sorin cerrando la brecha del medio de melé, y que redujeron las huestes del Sanisi a trece jugadores, con veinticinco minutos por delante.

Pero esos trece dieron la talla. San Isidro venía dominando las melés, haciendo en todas y cada una retroceder a los contrarios, pero sin llegarles a robar el balón. Ahora sí lo hicieron. Una sucesión de melés sobre su línea de 22 la gestionamos bien. Combate cerrado, cuerpo a cuerpo. Nunca lo hemos rehusado. Nos gusta. Y al final, robamos la melé. Limpiamente. Una satisfacción para la línea de delante. A veces, nos gusta hacer estas cosas. Y en efecto, a la salida de aquella melé que corría hacia delante a ritmo de carga, ensayo de Macanan. Consagraba así su evolución hacia un pilier-vedette. Seguiremos con atención futuros cambios en su vestuario y comportamiento, para determinar la gravedad del fenómeno. El caso es que era el minuto 58, y los alegres camaradas de delante habían dado un paso de gigante para aclarar el partido.

Otros dos puntos extra de Sorin y el marcador pasó a un 38-22, mientras los minutos para la vuelta de los expulsados corrían. Entonces, como hicieran los Hospitalarios en Arsuf, que no se  encomendaron más que a Dios para cargar contra el enemigo, 2.0, encendido el ánimo por el deseo de pelea, arremetió imparable desde más allá de 22 y en dos ocasiones, en los minutos 70 y 72, marcó y puso el resultado, tras sendas transformaciones del jefe de arqueros, en 52-22.  Poco después, Encabo reclamó el honor para su caballería de línea: cargó y chocó, y volvió a chocar, y una vez más, y otra…hasta la codiciada línea. 57.22, en el minuto 77.

Ya no había tiempo para mucho más. Bueno, sí: en esa tarde húmeda y fría, decidimos que los domingos son para hacer un picnic. Sobre el saque, regalamos con un adelantado el balón que, tras los consabidos apuros en melé los Osos consiguieron hacer llegar a su ala. Éste, una vez más, nos hizo un roto y puso el 57-27 definitivo en el marcador. Bien por los Osos; siempre se vuelve uno más a gusto al vestuario si ha marcado al final.

La noche había caído. La niebla volvió a cerrar y volvió a transformar a los guerreros en oscuras siluetas. Pero ya no había más que ver. Se podían replegar los estandartes de sangre y de cielo. El día era del San Isidro.

Se batieron junto a la playa de Madrid, en el campo de Puerta de Hierro: Javier Larratxe, Canche, Macanan, Eero, Paco Pulpi, Isma, Miguelón, Encabo, Ricardo, Vasco, David, Sorin, Fernando, Job, AJ, Edu Profe, Juanma, Miguelón 2.0 y César que se lesionó en el calentamiento.

Sangre y Cielo, Aupa Sanisi!!!!!!!!!!!

Javier Larratxe – Capitán Old Lizard

Publicado en Noticias generales, Veteranos (Old Lizards) | Etiquetas: , , , , | Dejar un comentario

Más que merecida.

No está siendo un año fácil para parte de nuestros jugadores S16. A comienzo de temporada, con 35 fichas de esta categoría tramitadas, se pensó que 35 jugadores para un solo equipo eran demasiados y daría pocos minutos a muchos de ellos.

Leer más »

Publicado en Academia (Tritones), Noticias generales | Etiquetas: , , , , , | Dejar un comentario

Del juego embarrado

Un espeso partido sobre el cieno se salda con otra sufrida victoria contra el URO Rugby Alcorcón.

De nuevo nos tocó jugar de visitante, y van tres semanas seguidas. Acudimos el pasado sábado 24 de noviembre en el campo universitario de la Universidad Rey Juan Carlos con el propósito de seguir la racha de victorias y de despejar algo más alguno de los aspectos de nuestro juego. Encontramos un equipo amarillo bien plantado, con chicos de elevada estatura y disposición, que tenían bien clara su idea de competir hasta el último minuto. Además, los dos equipos nos encontramos con un auténtico cenagal de campo, que al barro añadía unos charcos de agua más bien pestilente, que, al irse levantando el terreno con el juego, nos enviaba su hedor a los componentes del cuerpo técnico y espectadores.

Ya que el terreno no ayudaba, los miembros del cuerpo técnico comandados por Miguelón seguimos insistiendo en la importancia del avance, del apoyo y del placaje para poder llevarse la victoria; además, habíamos entrenado durante la semana la colocación y la limpieza en los rucks, así como el apoyo en los “pick and go”, y queríamos que se viera reflejado en el terreno de juego.

El partido comenzó con unos minutos de retraso debido a la tardía llegada del colegiado al campo y de su muy larga charla previa a los equipos, muestra de que venía un poco “espeso”, al menos eso era la impresión inicial. Como dejó claro todo lo que iba a pitar, los chicos tuvieron mucho cuidado en no cometer indisciplinas. En el fragor del cieno, el juego discurría con ideas claras sobre la importancia de la posesión del balón y del juego desplegado en un terreno donde correr se hacía difícil. Al principio nuestros chicos intentaron varias jugadas de desplegado que acababan en placajes altos no observados por el colegiado hasta el quinto de ellos, que al final fue señalizado. En cambio, cuando nos acercábamos a su zona de marca, dentro de su veintidós, tirábamos de delantera, que tenía menos peso que la amarilla, pero más movilidad y a un Guido que se empeñó desde el principio a no dejar ni un centímetro de su cuerpo sin barro. Su empuje fue decisivo contra una el paquete alcorconero, y fruto de ello fue el primero de sus tres ensayos. Sin embargo, poco nos duró la alegría pues nos empataron cuatro minutos después.

A pesar de morar en su mitad del campo durante gran parte del primer tiempo, no lográbamos conseguir despegarnos en el marcador. Los balones se caían de las embarradas manos y las melés se sucedieron. A falta de diez minutos para el descanso, Guido volvió a atravesar la oposición de la delantera contraria y poner el 5-10 con el que se llegó al descanso, pitado antes de tiempo por el árbitro.

El frío reinante debió entrar en el cuerpo de los chicos en el descanso, porque comenzaron el segundo tiempo tan espesos como el cieno circundante, El juego se interrumpía por continuos avants o por fueras de juego de los dos bandos, era trabado, discontinuo, buscando el choque sin abrir el balón. Los locales se pudieron por delante por un ensayo transformado por un delantero contrario al que solo faltó que le pusiéramos la alfombra. El cansancio se notaba y se realizaron algunos cambios que refrescaron al equipo.

Al ir por detrás, los tritones espabilaron y se acordaron de lo bien que juegan cuando quieren jugar bien. Presión, apertura y ensayo de Guti. Más juego intermitente, alguna indisciplina en forma de piscinazo en fuera de juego que estuvo a punto de costarnos un “sin bin” y, al final, cambio de táctica impulsando el juego por fases de la delantera hasta el ensayo hat trick de Guido. Faltaban diez minutos para el final y los locales, ya tan cansados como nosotros, lo intentaron hasta que el árbitro, con ganas de marcharse a casa, pitó el final a falta de cuatro minutos para que se cumpliese el tiempo reglamentario. No obstante, los chicos lo agradecieron, pues el trabajo sobre el barro exigió un mayor esfuerzo.

En resumen, un partido trabado, embarrado en lo físico y en lo táctico, pero trabajado hasta el final.

Jugaron, de inicio: Miki, Zunzu, Guido; Guillermo y Diego; Silvano; Richi, Saúl, Chuky, Guti, Ros, Ethan y Álvaro Huerta.

También contribuyeron a la victoria Álvaro, Pedro, Ramón, Fermín, Pablo Solera, Ruy, Jaime Navarro, Polanco y Jaime Vidueros.

SANGRE Y CIELO, AÚPA SAN ISI!

Alvaro de Zunzunegui, entrenador

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Academia (Tritones), Noticias generales | Etiquetas: , , , , | Dejar un comentario

En tierra hostil jugar bien no es suficiente

 

“Jugais bien los de San Isidro” cuando alguien te comenta esto al final de un partido no puedes dejar de sentirte orgulloso por formar parte del club. Y este comentario se repite en más de un campo, pero jugar bien a veces no es suficiente para ganar un partido. A lo largo de la temporada nos toca enfrentarnos a rivales con los que solo jugando bien no obtenemos los resultados deseados. Para jugar esos partidos tenemos que jugar casi perféctamente, no cometer ningún error, rozar el sobresaliente, incluso la matrícula.

El pasado sábado nos enfrentábamos a uno de esos rivales que te exigen dar el 200 por ciento. Con 22 jugadores acudimos a El Cantizal para enfrentarnos a Ingenieros Industriales Las Rozas, Campeón de la categoría el año pasado y con posibilidades de repetir.

Y nos tocó jugar en tierra hostil. Hostil por la climatología, la ola de frío se hacia sentir con ganas. Hostil por el horario, por la iluminación y por la grada. La ‘barra brava’ que estuvo ‘animando’ el partido del equipo senior se quedó a seguir haciendo ruido durante nuestro encuentro y dando un aspecto más de Bombonera o Monumental que de campo de rugby.

En estas condiciones salieron los nuestros con ganas, dispuestos a sacarse la presión logrando un rapido ensayo de Eloy que nos ponía por delante 0-7. El rival empezó a usar todos sus recursos para llevar el partido a su terreno, y no son pocos. A sus habilidades técnicas se une el conocimiento que la experiencia da en ese pantanoso terreno entre el juego y el antijuego. Los nuestros a pesar de jugar bien, estuvieron incomodos y nerviosos. Falló la colocación, fallo el placaje e Industriales remontó mediado el primer tiempo 12-7.

No se movería el marcador en este periodo. Ambos equipos lo intentaron pero las ocasiones no llegaban a materializarse. Comenzamos la segunda parte como habíamos empezado el partido. Rápido ensayo de Iñigo 12-14 e Industriales llevando otra vez el juego a esa zona de lo intangible, lo que unido a la bisoñez de los nuestros, dio como resultado que los locales remontarán y sentenciaran el partido.

Como resumen, perdimos el partido por la calidad del rival y también por nuestros fallos de concentración y placaje. Lo que nos demuestra que no estamos tan lejos del nivel de los mejores.

Por último, y como reflexión, todos conocemos la presión que a favor de los locales realiza su afición, pero no olvidemos que esto es rugby y además de menores; por lo que animar tiene que tener un límite en cuanto a las formas.

En el equipo inicial jugaron: Cacha, Gonso y Edy en la primera linea; Pablo Esguevillas y Nico Ramos en la segunda; Fabri, Iñigo y Fede terceras; Rodri y Eloy medios; centros Cage y Pedroviejo; Simón, Jose María y Gonzalo alas y zaguero. En la banda Abarca, Javi Carretero, Anna, Hugo, Nico ‘Obispo’, Pablo Martín y Pablo Plaza; que entraron en juego a lo largo del partido.

Sangre y Cielo. AUPA SAN ISIIIII!!!!

Miguel Angel Plaza, delegado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Academia (Tritones), Noticias generales | Etiquetas: , , , , | Dejar un comentario
¿Quieres jugar al Rugby? Ven a concocernos!!!
Accede ahora
Sigue disfrutando del rugby con los veteranos del SIRC.
Accede ahora
Una escuela que promueve y forma en los valores esenciales del rugby.
Accede ahora
Ayúdanos a mantener los valores del rugby.
Accede ahora

Bienvenido! Te avisamos que usamos cookies propias y de terceros para que navegues y compres perfectamente por nuestra web. Si continúas aquí, es que estás de acuerdo. Si quieres más info, esta es nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies