Todo motor Diésel tarda en coger la temperatura óptima.

El pasado sábado nuestros Sub10 participaron en la 8ª jornada, una jornada marcada por cambios y sucesos varios. Para empezar, tuvimos que desplazarnos fuera del campo habitual de competición, Orcasitas, para trasladarnos a Hortaleza, y claro algunos se equivocaron de campo, otros llegaron muy tarde y tuvieron que entrar casi sin calentar, etc.

Y para colmo la mañana era realmente fría y para no desentonar, nuestros jugadores entraron en el primer partido fríos, muy fríos…, y eso que ya estaban sudando antes de entrar, contra un equipo de Hortaleza Rojo S9 super motivado, supongo que, por ser los anfitriones, que desplegaron desde el primer minuto un juego veloz y bien combinado que empezó poniéndonos en apuros. A pesar de ser más pequeños que nuestros jugadores, mostraban una movilidad y continuidad en sus acciones impropios de su edad, lo cual, acompañado de la falta de placaje y las frecuentes pérdidas de balones de los nuestros, causó que nos pusiéramos dos ensayos por debajo.

Pero si algo caracteriza al San Isidro es que funciona como un motor diésel, lento pero seguro, incluso en climas gélidos, y poco a poco, a pesar de no lucir un juego especialmente brillante, la diferencia de kilos de los nuestros empezó a imponerse hasta llegar el 4-6 final.

Como consecuencia de la caraja anterior, y antes de tener que irse de la jornada por cuestiones familiares ineludibles, el entrenador aplicó una inyección de humildad primero por el mal juego desplegado a pesar del marcador, y otra que a la postre tocaría el orgullo de nuestros rugbiers y que tuvo un efecto revitalizante y energizante en los jugadores de inmediato, y el cual les duró hasta el siguiente partido casi dos horas después.

Pero “como a perro flaco todo son pulgas” que reza el refrán, durante este tiempo de espera se produjo otro “suceso” inesperado, nuestra “única guerrera” Rocío se lesionó en la parte posterior del muslo con posible rotura de fibras, lo cual le impidió jugar el siguiente partido contra el CRC Pozuelo AZUL.

Respecto al CRC, no recuerdo habernos enfrentado a otro combinado con más centímetros y kilos, algunos jugadores resultaban especialmente llamativos por su tamaño. Sin embargo, esto no amedrentó a nuestros rugbiers, que están acostumbrados a brear con jugadores más grandes que ellos. Es más, en seguida se dieron cuenta que, con rapidez, quitando el espacio al contrario para que se no arrancaran en velocidad, buenos placajes y apoyos constantes, el contrario no tenía nada que hacer. Una de las máximas que se trata de inculcar en nuestros chicos es que el Rugby es un deporte de INTELIGENTES y parece que esto está dando sus frutos, ya que están empezando a conocer sus puntos fuertes, explotándolos en beneficio del equipo, a la vez que comienzan a ser capaces de descubrir los puntos débiles del contrario para atacarlos.

En este partido pudimos disfrutar de alguna buena jugada de tres cuartos, iniciándose en el medio melé y pasando por casi toda la línea (alguna incluso con su correspondiente ensayo de premio), se vieron apoyos constantes de los jugadores en ataque y defensa, si uno de los nuestros era placado enseguida llegaba un compañero para dar continuidad a las jugadas, si alguno no era capaz de placar a un “grande” otro le ayudaba en la labor de “tumbarle”, en cuanto los del CRC trataban de jugar a la línea, los nuestros estaban encima de ellos, provocando numerosas pérdidas de balón. Gracias a este trabajo colectivo, tanto nuestros rápidos y ágiles “lagartijas” como los más fuertes, llegaron a zona de marca contraria en seis ocasiones, permitiendo que los de Pozuelo únicamente llegaran a la nuestra en dos ocasiones en la primera parte (la temperatura del motor diésel había vuelto a bajar…).

Al finalizar el partido, todos los jugadores de San Isidro rodearon a su compañera lesionada, tratando de animarla por no haber podido estar con ellos, y dedicándole el triunfo. Por último, se recuperó una tradición que hacía tiempo que no llevábamos a cabo, se cantó la HAKA DE SAN ISIDRO… (OOOH, SAN ISI, …).

Como resumen, gran jornada de rugby por ser la primera vez que se juega como se entrena.

Como conclusión, seguir trabajando con humildad, sacrificio y sobre todo placaje.

Luces:

  • A que se empieza a apreciar juego en equipo y como empiezan a interiorizar las enseñanzas que los chicos reciben en los entrenamientos. Después de un entrenamiento pasado por agua, los jugadores tuvieron que afrontar dos partidos que les requirió un gran esfuerzo físico y que solventaron sin problemas.

Sombras:

  • A la lesión de nuestra única rugbier sub10 Rocío ¡¡¡Recupérate pronto Campeona!!!
  • A que es necesario seguir trabajando algunas cuestiones técnicas básicas como los placajes, aprovechamiento de los espacios que dejan los contrarios, etc., pero, sobre todo, no podemos empezar todos los partidos con desventaja en el marcador.

¡¡¡Sangre y Cielo!!!

Francisco Caminero – Monitor Sub10

Esta entrada fue publicada en Escuela (Lagartijas), Noticias generales y etiquetada como , , , , , . Guardar el enlace permanente. Trackbacks están cerrados, pero puede publicar un comentario.

Publicar un Comentario

Tu email nunca se publicará ni se compartirá.

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

¿Quieres jugar al Rugby? Ven a concocernos!!!
Accede ahora
Sigue disfrutando del rugby con los veteranos del SIRC.
Accede ahora
Una escuela que promueve y forma en los valores esenciales del rugby.
Accede ahora
Ayúdanos a mantener los valores del rugby.
Accede ahora

Bienvenido! Te avisamos que usamos cookies propias y de terceros para que navegues y compres perfectamente por nuestra web. Si continúas aquí, es que estás de acuerdo. Si quieres más info, esta es nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies